Nuestros productos

Consejos y precauciones en el momento de la utilización de los aceites esenciale

Para aprovechar plenamente todos los beneficios de los aceites esenciales de una forma segura, es muy útil tener en cuenta algunos consejos y precauciones que rigen su uso adecuado:


 

  1. Lavarse las manos después de cada masaje o contacto con el producto empleado, sobre todo porque si te frotas los ojos con la mano, te provocará una irritación local, lo que puede llegar a ser muy molesto.
     
  2. En caso de contacto accidental del aceite esencial con los ojos, hay que enjuagar los ojos con abundante agua del grifo aproximadamente durante 2 minutos; tras los que se debe aplicar una compresa de aceite vegetal (oliva, almendras, nuez de albaricoque, etc.) durante unos 10 minutos. En caso de contacto accidental con mucosas sensibles (órganos genitales, conducto auditivo, nariz), conviene actuar de la misma manera: enjuagar y después aplicar una compresa impregnada de aceite vegetal.
     
  3. Respetar la dosis indicada, la frecuencia de aplicación, así como la duración del empleo. El tratamiento es eficaz a las dosis aconsejadas; aumentarlas no aportará ningún beneficio suplementario, sino más bien un riesgo de efectos adversos.
     
  4. Los pacientes alérgicos y con piel especialmente sensible, deberán realizar un test de tolerancia previo aplicando unas gotas en el pliegue del codo. En caso de intolerancia, una reacción cutánea será visible en 10 minutos y entonces sabremos que el tratamiento no es apto.
     
  5. En caso de alergia, de intolerancia o de irritación cutánea, aplica unas gotas de aceite vegetal de caléndula, tres o cuatro veces al día durante dos o tres días.
     
  6. En caso de ingesta accidental de un gran volumen de aceite esencial, acudir al centro de salud más cercano.

 

Tolerancia y toxicidad : 

Aunque el uso de aceites esenciales sólo presenta un mínimo riesgo de efectos secundarios no podemos afirmar que su tolerancia sea perfecta. En caso de sospecha de reacción adversa conviene interrumpir la aplicación. Puede ser que sea alérgico a una determinada molécula aromática o que su piel se irrite debido a la causticidad de algún aceite esencial, o incluso que su tubo digestivo (en caso de administración oral) no tolere bien alguna de estas quintaesencias vegetales.


Efectos :

Escuchar al cuerpo para entender la enfermedad y los efectos de cada tratamiento es un deber. La aromaterapia científica no es una panacea ni es adecuada para todos. Así, los resultados pueden ser óptimos pero a veces también decepcionantes. En caso de fracaso terapéutico no deberíamos cuestionar la aromaterapia como ciencia sino el buen conocimiento de la enfermedad, puesto que es esto último lo que nos permite escoger adecuadamente los aceites esenciales.

 

Embarazo :

Utilizar los aceites esenciales durante el embarazo y la lactancia, así como en niños pequeños es perfectamente posible PERO se requieren unas precauciones particulares. El consejo de un aromaterapeuta especializado es imprescindible.

 

Conservación :

Cuando los arqueólogos descubrieron las tumbas de los faraones egipcios y otros dignatarios, no tuvieron ningún problema en identificar lo que contenían los jarrones de alabastro, acercándolos a la nariz captaron el olor intacto, a pesar de los más de 3.000 años de antigüedad.



 

La información presentada en esta página web no puede en ningún caso sustituir a un acto médico imprescindible para establecer un diagnóstico creíble. Consulte con su médico todo uso de aceites esenciales con fines terapéuticos. Los autores no se responsabilizan del uso indebido de la información presentada.